lunes, 24 de junio de 2013

Un anuncio en el periódico


Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido
en la calle no pediría un pan; sino que pediría
medio pan y un libro (Federico García Lorca)
DEBIÉRAMOS poner un anuncio en los periódicos. “Se ofrece comarca singular, geográficamente bien definida, limítrofe entre Galicia y Castilla y León, escasamente habitada, con marcada tendencia al envejecimiento, muy vinculada desde hace un siglo a la industria minera y energética, con potencialidades en agricultura y turismo, con fuerte personalidad aunque también con marcadas tendencias esquizofrénicas, fuertemente individualista, resistente al trabajo colectivo, dotada de un organismo político recién reformado de escasa repercusión social. Abundante en agua y patrimonio. Regularmente comunicada. Se busca plan de futuro. Urge”.

Desde la gran crisis de la filoxera, que en el cambio entre el siglo XIX y XX colocó a la comarca en una situación crítica, obligando a miles de ciudadanos a cruzar el océano para buscar oportunidades, nunca el Bierzo había vivido una situación tan preocupante como la que ahora muestra, con una minería carbonífera a la que claramente le han puesto una cercana e irreversible fecha de caducidad, una industria energética en manos de no sabemos bien qué intereses que mantiene inactivas nuestras centrales y unos indudables pero insuficientes avances en materia agro turística y medioambiental. 

La creación de un órgano de gestión único en Las Médulas es, en este sentido, una espléndida noticia aunque llegue con veinte años de retraso. Pero la crisis se está cebando con especial virulencia precisamente en la zona de la provincia donde se había creado un tejido más intenso y a la desaparición de empresas va unido el inevitable crecimiento del paro, que ha superado en las oficinas comarcales la temible cifra de 12.000 desempleados, un tercio aproximadamente del total provincial.

Quiere uno creer, pese a todo, que este pedazo de tierra tiene posibilidades suficientes como para tener un buen pasar, sin llegar a paraíso terrenal, como la publicidad turística vende, o a esa “región más rica de Europa” que Tarsicio ha utilizado como mantra. Aunque para ello sea necesario desterrar algunos de nuestros ancestrales vicios tales como la resistencia al proyecto común, el personalismo, el politiqueo caciquil o la avaricia de protagonismo. 

Y un detalle fundamental, cuya ausencia en el proyecto político comarcal ha lastrado su propia existencia. “Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro”, dijo García Lorca a sus vecinos en los primeros meses de la República. Hoy más que nunca y precisamente por la difícil situación económica se hace necesaria en el Bierzo la reivindicación cultural que pedía el poeta. Sólo así evitaríamos sacar nuestro futuro a subasta en un anuncio en el periódico.

Fronterizos. Diario de León (7-1-2011)

1 comentario:

  1. ¡Qué en El Bierzo la cultura florezca tanto como la naturaleza!

    ResponderEliminar